Triar ha realizado una propuesta en el concurso para el diseño del nuevo Instituto de Educación Secundaria “La Patacona” ubicado en Alboraya (Valencia), convocado por la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte de la Generalitat Valenciana. A continuación, nos gustaría compartir el resultado final de nuestro trabajo.

La parcela propuesta para la construcción del nuevo Instituto se encuentra en una delgada franja ubicada entre dos inmensidades; el mar y la huerta. La permeabilidad a la brisa marina, la tensión del eje mar-huerta y el adecuado soleamiento de las aulas hacia el Sur y Norte marcarán claramente las decisiones proyectuales y definirán el resultado de nuestra propuesta.

De esta manera el edificio se dispone en una directriz Este – Oeste permitiendo la circulación de las brisas marinas, dando frente a la calle principal de acceso, liberando vistas entre huerta y mar, garantizando el soleamiento de los espacios exteriores y orientando las aulas a Norte y Sur. Además, la geometría de la parcela apoya esta hipótesis generando un positivo y un negativo de proporciones más adecuadas con bloques de 68 m de longitud muy aptos para el adecuado funcionamiento de un programa educacional.

Entre los los objetivos de la propuesta se encuentra la necesidad de generar espacios intermedios de interacción entre interior y exterior que fomenten su uso y disfrute, así como que definan lugares de encuentro agradables. Para ello, se ha decidido concentrar la edificación liberando superficie exterior de gran calidad y se ha trasladado parte del programa a la segunda planta consiguiendo generar un espacio cubierto bajo el edificio que actúa como “umbral” entre el patio claustral interior y el patio exterior.

Tipología Claustral

Se ha considerado especialmente conveniente para, por un lado dar respuesta al programa educacional y, por el otro, fomentar la interacción con la parcela de origen, recurrir a una tipología claustral con circulación en anillo en torno a dos patios, uno principal y central y otro secundario lateral. Esta disposición además, nos permitirá disponer la mayor cantidad de aulas en las orientaciones preferentes Sur y Norte.

En este sentido la planta primera es la que más claramente manifiesta esta condición “claustral” por ser la única que dispone de los cuatro brazos completos, dos principales y más largos destinados al aulario de primer y segundo ciclo de secundaria; y dos secundarios que albergan el programa de apoyo, talleres, desdoblamientos y seminarios. Las longitudes de recorrido son muy adecuadas y permiten tener las aulas comunes a ambos ciclos en una posición central pudiendo compartirlas sin tener que entrar al ámbito del otro ofreciendo a su vez flexibilidad de uso para el personal docente.

La planta baja y segunda se organizan de la misma forma pero con un lateral abierto, encadenadas por la continuidad de los elementos de comunicación vertical que, como la galería, dan unidad al conjunto.

Continuidad y flujos

Se ha realizado una clara apuesta por conseguir una continuidad Sur-Norte que consiga coser las circulaciones del edificio y así generar una secuencia espacial coherente y de gran riqueza para el usuario. De esta manera, al levantar el bloque que linda con el patio principal se libera un amplio porche que hace de transición con el patio claustral garantizando una continuidad visual, lumínica, espacial y de ventilación que ofrece una diversidad de espacios exteriores a la vez que introduce sus flujos en el corazón del edificio.

También se ha intentado conseguir una gran fluidez y continuidad vertical a través de escaleras lineales ubicadas en la zona de la galería a doble altura del eje de acceso que se apoya en otras dos escaleras más, dispuestas en los vértices opuestos de cuadrado optimizando, de esta manera, los recorridos.